La tecnología: Nuestra aliada para aprender Conoce más aquí

Sábado 19 Septiembre, 2020 12:04 am

“El Perú es para mí una Arequipa donde nací, pero nunca viví, una ciudad que mi madre, mis abuelos y mis tíos me enseñaron a conocer a través de sus recuerdos y añoranzas, porque toda mi tribu familiar, como suelen hacer los arequipeños, se llevó siempre a la Ciudad Blanca con ella en su andariega existencia.”

Mario Vargas Llosa

Discurso Nobel de literatura 2010

 

“Aquí, respirando ancestro, se forjó mi loco empeño;

yo no he nacido peruano; yo he nacido arequipeño.”

César “Atahualpa” Rodríguez

Canto a Arequipa

CELEBRANDO LA CIUDAD, LA VIDA Y EL ENCUENTRO

Yo no nací amando esta ciudad, ni mucho menos con el franco deseo de celebrar cada mes de agosto su aniversario. Pero a lo largo de los años sin planificarlo y sin poderlo evitar se fue formando en mi un amor y cariño a esta “hermosa tierra del sol”. Pero… ¿y cuál es la razón?, obviamente no es una cuestión de ADN, tiene más que ver con la ciudad misma, con su enclave geográfico, su clima, sus costumbres, sus paisajes y tal vez con el alma propia de la ciudad. Saldrán quienes refuten la existencia del alma, pero en el caso de Arequipa es este elemento espiritual el que nos aúna.

Porque el espíritu bondadoso de la ciudad es tan grande que sin que se den cuenta convierte a los no nacidos en esta tierra en arequipeños. Los más reacios detractores del regionalismo arequipeño han sucumbido, en alguna serenata a la ciudad, al trance generalizado de cantar el himno “Entonemos un himno de gloria / a la blanca y heroica ciudad”. De disfrutar el culposo pecadillo de comer un adobo, que no rompe la dieta, sino que la complementa y acompañar con melancólicos recuerdos la preciosa frase “Quería verte inolvidable tierra querida”. En esencia nos encontramos ante un espíritu que se contagia con tal facilidad que no es sorpresa que cada agosto se convierta en una gran celebración.

Pero es también importante resaltar que este espíritu se mantiene orgulloso y altanero durante el resto del año, lo cual provoca en muchas ocasiones la sana envidia de nuestros compatriotas.

Celebremos a Arequipa, es nuestro derecho. Pero celebremos con el respeto y la empatía que las circunstancias sociales actualmente nos exigen. No caigamos en la actitud arrogante de quien no piensa en el prójimo. No es momento de bombardas, ni estruendosos conciertos y menos aún de confrontaciones. La ciudad amada está viviendo uno de sus peores momentos y por tal nos exige comportarnos a la altura de nuestro tan mentado orgullo. Hagamos lo que nos corresponde para protegernos y proteger. Pues esta crisis no será superada por la labor de individuos, sino por la fuerza del colectivo.

Celebremos, no únicamente a Arequipa, sino también la vida. Esta crisis nos ha mostrado la fragilidad del ser humano, pero a la vez nos ha puesto en contacto con nuestros seres queridos. Quizá por obligación o no, pero el hecho es que nuestras relaciones se han vuelto más cercanas y debemos aprovecharlas. Se han unido bajo un mismo techo el trabajo de los padres y el aprendizaje de los hijos. Los vínculos no podrían ser más cercanos. Es también este acontecimiento una de las motivaciones de la realización del proyecto periódico digital Sagrados Corazones 2020, denominado La tecnología: Nuestra aliada para aprender”. Este proyecto busca compartir y socializar los aprendizajes que las alumnas han logrado en los diferentes niveles del colegio De los Sagrados Corazones. En este documento virtual podrán ustedes apreciar un amplio abanico de estrategias y recursos didácticos que el alumnado ha desarrollado, en los cuales más allá de las teorías o conceptos se realiza un encuentro maravilloso entre creatividad y tecnología, dos áreas que han demostrado pueden ir de la mano y de esa manera lograr que la educación y la formación de nuestras alumnas sea permanente y sin límites.

Para finalizar les invito a celebrar a Arequipa, la vida y el encuentro, aunque físicamente distantes y a la vez unidos por la virtualidad, porque cada encuentro debe ser celebrado, porque cada vida debe ser disfrutada y porque cada amor debe ser demostrado. Ya que un arequipeño siempre muestra amor por su ciudad, haya nacido en ella o no. Pues como dijo Doris Gibson, famosa periodista y fundadora de la revista CARETAS “Un arequipeño nace donde le da la gana”.

 

Prof. Elard Meza Llerena.